Las plantas juegan un papel muy importante en la decoración ya que aportan frescura y crean una atmósfera natural en nuestro hogar ya que, ya sean naturales o artificiales, con flor o sin flor, el hecho de tener plantas conduce a la relajación.

Podemos colocar las plantas más grandes en rincones. De este modo les damos un lugar en la casa donde no impiden el paso ni «molestan» y a demás quedan muy decorativas, sin perder protagonismo. Un truco decorativo es que las plantas pueden ayudar a disimular lugares como enchufes o imperfecciones.

También es habitual ver plantas y verde sobre un aparador ya sea en la entrada de la casa o en el salón, o en zonas de paso como en descansillos o escaleras.

Mezclar varias especies de plantas puede crear un aspecto más natural ya que se puede jugar con las alturas de las diferentes plantas, crea un ambiente armonioso y rompe la monotonía al colocar elementos diferentes en un mismo espacio.

Las plantas con flores siempre aportan más alegría, color y personalidad. Un consejo decorativo es jugar con el color de las flores y el de la maceta para que vayan a juego y no desentonen y/o hacer que el macetero y la planta coordine con el resto del mobiliario de la sala.

 

Maceteros

Los maceteros que más están de moda esta temporada son los que tienen acabados naturales como la cerámica, la fibra o el mimbre, con colores neutros y blancos.