Empezamos Mayo con un proyecto que hicimos algunos meses atrás y donde pusimos mucha ilusión y ganas. Nos encontramos con un ático, el cual, tenia mucho espacio pero no estaba aprovechado al cien por cien. El proyecto consistía en cambiar las zona del salón, la terraza y el recibidor trabajando la armonía y el espacio de cada uno de ellos.

El proyecto en cuestión es un ático ubicado en la zona de Sueca (Valencia). En primer lugar, nos encontramos con un suelo de mármol con una tonalidad de color bastante fuerte, el cual, no resultaba del todo agradable a la vista. A esto, le acompañaba una carpintería y una abertura de cocina en madera de roble natural y una pared con una tonalidad bastante grotesca y fuerte que hacía empequeñecer el espacio.

Como hemos dicho anteriormente, el ático tenía muy buenas dimensiones y proporciones, además de tener mucha luz, pero no estaba aprovechado, y por ello, hicimos un cambio de distribución, además de colocar diferentes materiales para darle mucha más vida y luminosidad al ático.

Colocamos un papel pintado que unía muy bien los tonos tostados de la madera, y tanto el color de la pared como los textiles iban en concordancia con la gama del papel elegido. De esta manera, estos elementos se integraban y ganábamos en amplitud y en armonía rebajando el color del suelo. Asimismo, con los nuevos formatos, textiles y colores se conseguía un ambiente luminoso convirtiéndose en una zona muy estética y actual a la par que elegante y atemporal.

Por otra parte, incorporamos un sofá, siendo este, uno de los modelos más grandes y, además, eléctrico de nuestra colección con una tonalidad acorde a los cambios que habíamos hecho en la pared. Los muebles que se escogieron son sencillos pero yendo a juego con la abertura de la cocina y puertas para que quedará todo bien integrado. En cuanto al suelo, pusimos una alfombra y los auxiliares como elementos de contraste aportándole un estilo diferenciador.

En cuanto a la terraza, todos los muebles se complementan de alguna manera con los mismos tonos textiles siendo una prolongación del salón.

Finalmente, el recibidor también fue trabajado pensando en el resto de la casa, donde integramos un papel pintado acorde al papel del salón.

Para nosotros, cada detalle es importante por que realmente es «el detalle» quién marca la diferencia, ya sea, de un salón, de una cocina, de una terraza, etc… Es importante saber las preferencias de nuestro cliente para poder trabajar y tener en cuenta las ideas y poder poner a disposición las nuestras complementándolas.